9 de enero de 2012

"Para secar las lágrimas, solo hay que sonreir" Despedida de una nieta a su abuela

Esto, lo escribí para una ocasión especial... el funeral de mi abuela paterna. Se llamaba Luz, al igual que yo, vivía en El Bosque, madre de dos hijos (y una fallecida a los meses de nacer), viuda desde el 2004...
Pensando.. fue bastante tragicómico este funeral xd, las hormigas, la rueda pinchada de la carroza, abrir el ataúd, las cosas encerradas... xd eso hizo menos dolorosa esta despedida =) Hace tiempo que no lloraba tanto... bueno.. tengo conciencia de cuando fue la ultima vez (-.-) después en la tarde.. en la casa... con mi tío tomando y hablando de todo y revelando verdades y aconsejándome.. xd 
Pero bueno...ahora ella está mejor, tranquila... =)

"Como ya todos tenemos conocimiento, el día 7 de enero se extinguió lamentablemente de este mundo una Luz, una madre, una abuela, una tía, una  amiga; para volver a los brazos de quien tanto extrañaba, a los brazos del gran amor de su vida, mi tata.
Cuando avisaron aquella tarde de la última hospitalización de mi abuela, debo reconocer que inmediatamente pensé "la tercera es la vencida", sin siquiera tener completa conciencia de cuantas veces fueron en realidad y una presión en el pecho se apoderó de mi, pero me tranquilizaría el hecho de que ahora está en paz... descansando al fin.
"Abuelita te peino?" solía contar mi abuela que yo le decía cuando era pequeña y que luego de que yo le tirara el pelo un rato y que ella se "enojara", yo me iba diciendo: "No te quiero nunca mas!"...al rato volvía otra vez haciendole la misma pregunta...
Hay tantos recuerdos de mi niñez...como los fin de semana en su casa, las tardes intentando pintar en género, haciendo chocolates, cuando me enseñó un poquito a coser a máquina o a hacer una torta de manjar y galletas, jugando "clandestinamente" con la lotería de las señoras que iban a su casa y algunos "premios" que aún tengo guardados, cuando junto con mi tata haciamos collares y pulseras toda la tarde... o cuando la rapté para ir a visitar a mi otra abuela que estaba enferma.
Tengo el recuerdo de ver llorar a mi abuela solo 3 veces... cuando falleció mi tata, la primera o segunda navidad sin él en mi casa y cuando la fuí a ver al hospital a mitad de año... esa vez me dolió bastante verla ahí, cada vez más delgada, diciendo que estaba sola, que las enfermeras no la tomaban en cuenta, que la comida era mala...pero estaba feliz porque la fui a visitar, y me aconsejaba, que me cuidara, que no me distrajera en mis estudios, que yo era inteligente y podía mucho.
Se que ahora ella está mejor, esté donde esté ya no está sufriendo, y está acompañada y nos seguirá acompañando a todos, en las buenas y en las malas estará apoyando, observando, pidiendo por nosotros, velando por nuestra seguridad y alegría, por la justicia y el perdón.
Abuelita... tenga la seguridad que ese inocente "no te quiero nunca más" es un completo "Te voy a querer por siempre" y que jamás me olvidaré de usted.
 Y termino diciendo que para secar las lágrimas, solo hay que sonreir..."

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada